viernes, 25 de febrero de 2011

UNA MUJER COMO POCO, INCOMODA!


El precio que hay que pagar es muy alto, pero creo que merece la pena.

Vemos todos los días en los telediarios lo que está pasando en los paises arabes, y un escalofrío recorre mi cuerpo cuando veo todos esos cuerpos tirados por las calles, fruto de la brutalidad y la obcecación de unos dirigentes politicos que se aferran a su poder, sin importarles absolutamente nada su pueblo.


Me indigna ver como las demás potencias solo ven en todo esto cifras y pérdidas materiales y no humanas.

De eso trata el capitalismo, no?


Hoy en pleno Siglo XXI, cuando se supone que nuestros avances deberían haber hecho nuestra vida mas facil, lo único que veo es que esos avances se han traducido en riqueza, solo han servido para favorecer a unos pocos y desfavorecer a la mayoría, y en otros casos esos avances solo estan al alcance de los que tienen un poder adquisitivo alto.

Dirigentes políticos, empresarios, que mueven los hilos del mundo. Pero no para que este sea mejor, nada de eso! solo para que sus cuentas corrientes engorden en paraísos fiscales, propiedades y beneficios para aquellos, que a pesar de sus atropellos, están a su lado.

Las arcas personales y de sus "amigos" aumentan, mientras el resto de la población cada vez es mas pobre, que digo mas pobre! cada vez hay mas familias que se encuentran en el umbral de la indigencia.

Y que hacemos los demás? mirar para otro lado, seguir envueltos en el puto sistema y sin tener los reaños suficientes, para decir BASTA!! como lo están diciendo en los Países Árabes.

Nos da igual?

Quien no tiene familia, amigos, vecinos, conocidos que están sufriendo la perdida de todo, que se han quedado en la calle.

Y?

Mientras no nos toque a nosotros, verdad? Es mejor estar enganchado a los programas de corazón, escuchando la sarta de tonterías sobre la vida de "famosillos" que nada tiene que ver con la gente que nos rodea, antes cualquier cosa que ser conscientes de la nuestra o de la vida de los que nos rodean.

Es mejor protestar en el bar o en la calle, (pero solo cuando nos afecta), antes que tomar cartas en el asunto y manifestar a los dirigentes políticos que no nos gusta su forma de llevar las cosas, que pongan medidas en serio, que se dejen de tonterías y de tirarse la pelota unos a otros con tanta replica y contra replica.

Pero todo sigue igual o peor.


No nos queda orgullo, ni valor, ni ganas. Nos da todo igual!

Estafas? bueno, todos roban.
Desahucios? mientras no sea a mi!

Paro? Si es una putada! pero yo tengo kurro.

Dinero negro? me pagas en B, es que no quiero declarar todo.


Y así podría seguir y seguir y seguir.

Pero da lo mismo, solo soy una mujer que está hasta los ovarios y que en algunas conversaciones cuando habla de todo esto, incomoda y los demás guardan silencio.

1 comentario:

tomasuncafe dijo...

no sé si es una casualidad, no sé si es un servicio de los servicios,
lo que si se es que los pueblos del mundo ,el tuyo el mío, están con historias recientes en parámetros de tiempo terribles y huelgan ejemplos al respecto y sin embargo nos hemos casi olvidado y podemos mirar sobre el hombro con indulgencia, quizás deberíamos entender nuestras mezquindades y no olvidar a sus mentores, antes que mirar desesperados lo que no terminamos de entender, es un mundo cada vez más controlado, menos libre, pero que nos convence que somos cada vez más justos, tal vez este sea el principio de la trampa, no se no dejo de sentirme engañado y torpemente cegado todos estos años mirando lo que han querido que mire, un abrazo