sábado, 25 de julio de 2009

Y TE ESPERO




Siento hambre
Siento sed
Hambre de tus manos
Sed de tu boca

El camino sin ti es estrecho
Y la luz no penetra
Los días se alargan
Y las noches se estiran

Espero tu regreso
Y no llegas
Espero tus palabras
Y rebotan en el espacio

Me lleno de indiferencia
Para sobrellevar esta espera
Pero sin querer o queriendo
Mi mente se escapa a tu lado

No me importa reconocerlo
Te necesito
No me importa gritarlo
Te quiero
Y mi cuerpo inquieto
Te reclama, te desea.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No importa el tiempo, ni la distncia, lo más importante es lo que sientes hacía él.
Disfruta de lo que tienes, cada día, sin pensar en lo que puede pasar.
El seguro que píensa lo mismo, la sensibilidad y la magia que desprendes, se hace palpable hasta cuando escribes, en cada palabra, en cada línea. Eres realmente encantadora!!

tomasuncafe dijo...

grítalo es maravilloso poder estar tan abrazada,
vive en tu interior y el mismo te dirá hasta cuando y donde,
deseo la eternidad para vos,
besos

Elfos sin luz dijo...

Es genial reconocerlo, estupendo gritarlo a los cuatro vientos, porque es la manera que te oiga y quede ENCANTADO con tus palabras, tus pensamientos, tus sentires.
Un besote mi amiga!

Juan dijo...

Y te escucha?. Un besazo.

Al Hrrera dijo...

Por el momento no me imagino nada mas... estimulante que una mujer me regale estos versos susurrados al oído.

Me ENCANTA...

ENCANTADORA DE DEMONIOS dijo...

ANONIMO, GRACIAS POR DEJAR TU COMENTARIO, Y ESPERO QUE EL SIENTA LO MISMO. UN BESIN
TOMASUNCAFE, CLARO QUE LO GRITO!!! Y A MI INTERIOR ES AL QUE LE HAGO CASO, GRACIAS MI NIÑA. UN BESIN MI QUERIDA AMIGA, GRACIAS POR TODO U SEGUIRE DICIENDOLO HASTA QUE SE "JARTE" JAJAJAJAJA UN BESN.
JUAN, SI NO ME ESCUCHA ES QUE TIENE SERIOS PROBLMAS AUDITIVOS JAJAJAJA UN BESIN.
AL, PUES ARRIMATE,...ACERCATE... MAS...TE LO SUSURRARE. UN BESIN.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Me gusta ese erotismo sublime... de dación, de entrega, de estar en el otro...

Un abrazo y unas gracias grandes por pasar... Yo he de volver