domingo, 15 de julio de 2012

MALDITO CORAZÓN!

Un paso para adelante, tres para atrás.
Así es últimamente mi vida contigo. Sin saber que decir? es curioso cuando nosotros eramos de los que nos podíamos pasar horas hablando.
A veces cuando ocurre algo importante en nuestras vidas, es cuando nos paramos a pensar en ella, cuando nos damos cuenta de lo que hasta ahora ha sido. Pero hay algo que siempre he mantenido y es la coherencia de nuestros actos y la valentía de estos.


No quiero decir con esto que la toma de decisiones, las cuales me afectan a mi directamente, me tengan que gustar, seguramente no...pero creo que cuando has formado parte de la vida de alguien estas en tu derecho de reclamar por lo menos una razón.


El corazón no entiende de razones, pero la cabeza si y ante todo soy un ser racional, visceral? si! muchas veces y mas cuando de amor hablamos.
Odio los silencios, no soporto no entender. Puedo llegar a hacerme tales pajas mentales hasta llegar a distorsionar la realidad. Mi estado de animo puede llegar a cambiar tanto hasta pasar a un cabreo enorme, me enfado con el mundo y no soy capaz de pensar con nitidez.
Exijo un argumento y que este sea lo bastante válido para que yo puedo entender y aceptar lo que está pasando. Pero dudo mucho que este llegue. Lo único que puedo hacer es dejar que el tiempo se encargue de poner todo en su lugar y yo regrese a mi estado normal. 

Maldito corazón!


3 comentarios:

© Capri dijo...

Sabes que hace mucho tiempo que no te comentaba, bueno a decir verdad, que no te leía, estoy apartada de este mundo loco de los blogs por varias razones que ahora no vienen a cuento, pero voy al grano:

Tienes razón en lo que dices, pués es bien cierto que muchas veces desde mi interior, exigí la explicación del olvido, nunca llegaré a comprender el motivo que lleva a las personas a esfumarse cuando en algún momento fueron parte fundamental de nuestras vidas y nosotros de las suyas, pero claro, un día un buen amigo me dijo que nunca esperara eso de los demás, que por naturaleza somos egoistas y que cuando todo se acaba, realmente se acaba, nos esfumamos de la memoria y del recuerdo de sus pequeños cerebritos y frios corazones

Pero no olvides que siempre, en algún lugar hay una persona diferente que no te olvidará, que te dará razones y eso hará que puedas creer en las relaciones

Un abrazo enorme

Y porfa no cambies , aunque llores, aunque sufras siempre sentirás mucho mas la felicidad de aquellos que no sienten como tu

Cabeza Mente dijo...

Sé exactamente de lo que hablas, soy igual y en el pasado me hice sufrir mucho yo sola por lo mismo, hasta que me cansé de pedir explicaciones sin respuesta y ya olvidé y enterré, diez años después por fin recibí una disculpa... ya no sentí nada. Cuando queremos las cosas no las tenemos y cuando no las queremos ahí están. Saludos y me gustó leerte.

efe dijo...

A veces la vida nos obliga a cerrar pagina. La madurez me ha demostrado que la heridas duelen pero sanan.
Un abrazo.
efe