sábado, 28 de noviembre de 2009

ENTRE CUATRO PAREDES.



...y entre aquellas cuatro paredes, impregnadas de nuestro deseo, allí se quedó un trocito de mi vida contigo.

Aún siento tu cuerpo junto al mío, tu boca, tanto tiempo deseada, tus manos inquietas recorriendo mi cuerpo.
Sueños que se hicieron realidad, deseos cumplidos y sentimientos encontrados.


De vez en cuando mi mente regresa, allí me reencuentro y me fundo de nuevo a ti en un abrazo, en el cual mi cuerpo te llama y mi sexo te extraña.

Imágenes de ti se agolpan en mi mente, tus ojos clavados en los míos, sintiendo como tu pecho se abre, enseñándome lo que nunca quisiste enseñar.


No necesito tus palabras.
Y en cada minuto que pasa, en cada instante, recojo lo que tu me das. Sin querer o queriendo, eso no importa.

Momentos, solo fueron momentos.

Mi cuerpo se lleno de ti, mi alma se llevo un trozo de tu alma y mi corazón entendió todo aquello que tu corazón expresaba.


Y allí regresaré cuando quiera encontrarte, volaré rauda y veloz, en apenas segundos me trasladaré, y allí, mi amor... te esperare.




6 comentarios:

La brisa de la noche dijo...

Esos dedos prometen algo interesante..pasalo bien.

tomasuncafe dijo...

un deseo dulce y sensual,
el recuerdo desecho solo el olvido,
besos

Sensaciones Encontradas dijo...

Precioso lugar para regresar ese que te evoca tan bellas e inolvidables sensaciones.

Todos deberiamos tener un lugar asi al que volver... y si no es asi... siempre nos quedarà Paris??

Besos

Ceci Bravo dijo...

Es que hay ciertos recuerdos que son tan fuertes que.. permanecen en todo momento.
Besos

Juan dijo...

Eso es que te supo a poco creo yo. Un besazo.

CalidaSirena dijo...

Momentos que quedaron grabados en cada recorrido que surcó por tu cuerpo..
Precioso e intenso..
Besos y cariños grandes