viernes, 23 de enero de 2009

VERDADES CALLADAS



FOTOGRAFIA DE LUKAS PTACEK



Estoy frente a ti, te miro y tu no me sujetas la mirada y algo me dice que las cosas no van del todo bien.


.-¿Que te pasa? te pregunto


Y tu no articulas palabra, sigues sin mirarme a los ojos, sabes que veo dentro de ti y te da miedo lo que pueda ver.

Te cuento lo que hice ayer, y sigo hablando intentando no darle vueltas a lo que me ronda la cabeza, intuyo en tu silencio que tu marcha esta próxima y eso me hace sentir inquieta,triste, y a la vez tranquila.

Te siento ausente, y noto como mis palabras resbalan en tus oídos, me oyes pero no me escuchas, hasta que al final te abordo directamente. Nunca me ha gustado dejar las cosas a medias y siempre he sido muy directa, así que...¿ para que alargar esto mas?.

.-Dime que te pasa, dime lo que sientes y hablemos. Siempre hemos hablado, siempre hemos dicho lo que sentíamos, a pesar del daño que esto pudiera provocar, así que, por favor! mirame y dime...

Por fin el me mira, su mirada es triste...muy triste, pero sabe perfectamente que debe enfrentarse al momento.


.-Perdoname!


Es la primera palabra que sale por su boca.


.- No tengo nada que perdonarte, haya pasado lo que haya pasado.


Al escuchar esto, noto que comienza a sentirse mas tranquilo, entonces explica lo que ha pasado.

Se ha enamorado de otra persona, intenta hacer el esfuerzo de dejar muy claro que no lo buscaba, que ha sido poco a poco, sin darse cuenta ninguno de los dos.

Le escucho, observo sus gestos, sus ojos cuando me habla y el brillo de estos cuando habla de ella, no puedo enfadarme, no puedo reclamarle nada. Entre los dos existía un pacto no escrito de confianza, libertad y absoluta sinceridad. Pacto que por otra parte yo no he cumplido.

A medida que el se va sintiendo cómodo, no puedo por menos que recordar cuando yo conocí a Miguel, la atracción que sentí en cuanto lo vi y lo cómoda que me siento cuando estoy con el.

En ese momento me doy cuenta que debí decírselo, debí contarle que la imagen de Miguel, ocupaba la mayoría de mi tiempo, que cada vez le deseaba mas y que muchas veces me había imaginado en sus brazos, sintiendo sus caricias y sus besos.


.- Se que te estoy haciendo daño y lo siento muchisimo.....me dice


Yo sonrió, y le digo:


.- No te preocupes, los dos sabíamos que podía pasar y me alegro muchisimo que seas feliz.


Pero no puedo decirle nada mas, su cara expresa tanta felicidad que no me atrevo a contarle nada, prefiero que las cosas se queden así.

Me abraza, me besa, y me dice que jamas ha conocido a una persona como yo, se me hace un nudo en el estomago, pero guardo silencio.

Se va, con el firme propósito de seguir en contacto y de mantener la amistad. Y mientras se aleja lo único que pienso es en... Miguel.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

pues habra que felicitar a Miguel, y que el que se va, no se sienta muy mal.
:)
un beso

Diario de nuestros pensamientos dijo...

son tan tristes las despedidas, aunq sean esperadas.....
te leo guapa
besos

ENCANTADORA DE DEMONIOS dijo...

Las despedidas son tristes, pero a veces son necesarias. Se debe acabar una pagina para seguir la siguiente.
Gracias diario por estar y anonimo, la felicitacion yo creo que es para los dos.
Un besote para los dos.

Maldita inocencia dijo...

Vamos q te vino al pelo eh? Bueno es verdad, hay historias que tienen que terminar, que fueron hermosas pero que no dan para más.
Besos

Yardan dijo...

Todo buen fin.... da lugar a un mejor comienzo...


besos